martes, mayo 31, 2005

Bloggers peregrinos y el "nuevo" periodismo

En un artículo publicado por José Claudio Escribano en La Nación, una polémica espinosa se ha abierto paso: si la capacidad de análisis y propuestas informativas nuevas están al alcance de los llamados bloggers. En el marco del Foro Mundial de Editores, llevado a cabo en Seúl, Corea, el periodista rescató algunas de las ideas que proponían, desde ambas orillas, la posibilidad de encontrarnos con un medio de difusión de información mucho más acucioso y valioso que los actuales emporios de comunicación, cada vez más presos de un servilismo mediático hacia sus gobiernos de turno; aunque las opiniones contrarias señalaban la necesidad de un establecimiento claro de las legislaciones con respecto al uso de información ajena en dichos bloggers.
Andrew Nachison, director de The Media Center, de Estados Unidos, dijo que el bloggism proponía algunas nuevas preguntas, como "¿De dónde viene el periodismo?" y "¿Quién va a pagar el periodismo?". Esto último fue una invitación a entrar en terreno minado, porque ya hay en Estados Unidos algunos juicios entablados por derechos de propiedad intelectual que podrían haberse violado por parte de sitios que se apoderan del contenido de diarios, de canales de televisión, de radios y de agencias informativas. La agencia France Press ha iniciado uno de esos juicios por apropiación indebida de material en cuya generación invierte fuertes sumas de dinero. Krishna Bharat, inspirador de Google News Creator, integrante del panel, dijo que su compañía no favorecía a ningún medio en relación con otros y que cumplía una función intermediaria, pero sin dar precisiones sobre si pagaba o no por derechos de reproducción de artículos.
Es decir, estos emporios, que gastan miles de dólares en sus "investigaciones" y dan información restringida de acuerdo a lo que más le convenga al gobernante cómplice, piden que no los pirateen. Interesante.
Habría que pensar, sin embargo, al margen de la polémica, en las virtudes evidentes de estos bloggers. Por ejemplo, la presión acerca de la "veracidad" de los hechos -noción también manipulable- obliga a los medios informativos y a la prensa en general a ser más acuciosa con la información y menos restringida: callar en estos casos pequeños detalles puede significar ser acusado de haber sido comprado o, en el mejor de los casos, de ser poco transparente. De otro lado, esta suerte de "máscara de la verdad" ha llevado a pensar que, si bien no son lobbies manipuladores los que tergiversan la información, sí es un lugar público predispuesto para el lance y el libelo. Al respecto, se señala en el artículo:
Hay que hacer un seguimiento serio de los bloggers , propuso Sussman en el panel. Los bloggers son en general periodistas aficionados; también se los llama "perros guardianes" o "periodistas de pie". Se llega a calificar de "generación de contenido" a lo que ellos hacen, pero esto con una intención un tanto perversa y para consumo de incautos. Sussman advierte que el seguimiento puede confirmar, o no, lo que muchos temen: que los bloggers sirvan de máscara presentable a lobbies renuentes a dar la cara. Sería un error, en cambio, pretender desacreditarlo todo, dice Sussman. "Nunca me pierdo -precisa- los comentarios de un blogger, profesor de economía de la Universidad del Sur de California, sobre el déficit fiscal de Estados Unidos, porque siempre aprendo algo nuevo.
En la medida en que el común de los ciudadanos participa de la utilización activa de un medio masivo de comunicación, crece la presión sobre la prensa convencional. La transmisión de partidos de fútbol, recordarán los cronistas deportivos, se hizo más exigente, sobre todo para los profesionales cortos de vista, cuando los hinchas comenzaron a concurrir a los estadios con radios portátiles y a cotejar lo que escuchaban con lo que ocurría en el campo de juego. La crisis que truncó poco tiempo atrás la carrera en la CBS de Don Rather no la provocó tanto el gobierno de Bush como la avalancha de bloggers que puntualizaron los errores de la información delicada que había echado al aire uno de los colaboradores del famoso periodista de la televisión norteamericana.
Lo único cierto hasta este punto es que existe un valor plural en el uso de bloggers y en su difusión. Y es en esa pluralidad en donde sus usuarios buscan refugiar sea sus intereses personales artísticos, periodísticos, exhibicionistas, vouyeristas, etc.; o sea sus intereses vinculados al denuesto, la patada bajo la mesa y la difamación pública. Todo ello, bajo la impunidad del blog, nueva herramienta informativa avalada por muchos y temida por muchos más.
¿Puede ser periodista cualquiera?"-se lee en el artículo de La Nación- Ya se había ido bastante lejos con eso de que "la confianza es la nueva confianza" que se logre acreditar en la inteligencia colectiva que se vaya acumulando en la red global, como para dar por contestada una pregunta de tamaña entidad. En última instancia, sí, periodista puede ser cualquiera, pero a condición de que esto sea entendido como afirmación de que todos nacemos con el derecho a la libertad de expresión y de que haya lugar para preguntar si cualquiera puede ser odontólogo y sentirse facultado a extraer las muelas del prójimo.
El avance de esta "nueva forma de periodismo", realmente, no distará mucho de la verdadera situación ya existente y predominante en los recursos de información: ¿es que acaso no existen ya medios abiertos y aceptados para la vejación, el maltrato, el vouyerismo e, incluso, espacios abiertos para los culturosos e intelectuales? La aparición de estos bloggers, y la discusión que han generado, han llevado al terreno personal lo que ya a nivel macro era pan de cada día: manipulación de la información, tergiversación con fines personales, ampliación de noticias restringidas al común, ilusión de expresión y reflejo en el espejo esquivo de nuestra sociedad. Papel en blanco para todos.

5 Comments:

At 10:45 a. m., Blogger barrunto said...

muy interesante su texto.
yo creo que con el boom del weblog, las nuevas formas de ejercicio periodístico tienen que evolucionar (para bien o para mal), pero sobre todo, en el "nuevo" periodismo, es importante replantear el valor de la palabra VERDAD, y por otro lado, definir el territorio que le compete a la VERACIDAD.
JUAN JOSÉ

 
At 10:18 p. m., Anonymous Javier said...

sobre blogs...

 
At 10:19 p. m., Blogger Oprimido PP said...

juajua
sobre suegras...

 
At 6:31 p. m., Anonymous Alberto de Belaunde said...

Page:
Genial tu blog... pero parte de la gracia es actualizarlo periódicamente (31 de mayo... no te malees).
Saludos cordiales (pese a que me pusiste 16 en mi genial tratado sobre MVLL y "la fiesta del chivo", allá por el lejano 2004-2).

 
At 12:18 p. m., Blogger ultraist transmogrifier said...

John Merrick is hot.
Kindness is hot.

 

Publicar un comentario

<< Home